Columnas pastorales del 6 de septiembre de 2015

Que no decaiga la esperanza, seamos valientes

Los escenarios globales que enfrentamos nos sigue desafiando, realidades sociales que golpean la esperanza esta trayendo desilusión y desencanto, en una población mundial que no logra encontrar caminos de salida. El paso de los días lejos de estimular el entusiasmo, sigue fortaleciendo el pesimismo de un posible cambio.

Las comunidades de fe no están ajenas de esta realidad, miles de creyentes afectados por las circunstancias inesperadas, dolores, conflictos, tampoco divisan caminos, ahondando una crisis profunda de esperanza. Retornar con urgencia a los evangelios, acercándonos a la propuesta de vida de nuestro Señor, será determinante para recuperar las expectativas de vida abundante.

Caminar contra todo esperanza es la propuesta que el evangelio presenta, generando un quiebre importante con las enseñanzas rabínicas que habían perdido la frescura que el pueblo necesitaba. Preservar la esperanza a pesar de toda adversidad fue la marca distintiva de la iglesia, mostrando que las promesas del resucitado fueron encarnadas y fortalecidas con la presencia del Espíritu Santo.

Sostener la esperanza es determinante, fundamental, afirmando los valores que en nuestro caminar con Jesús hemos ido incorporando a nuestro diario vivir. Decidir sostenerla nos ayudará para que ella también nos sostenga, reafirmando el compromiso de seguir a Jesús en su reino, en todo momento y en toda circunstancia.

Pst. Parrish Jácome H.
ISRAEL TEMPLO CENTRAL

El libro que es luz
SEPTIEMBRE es conocido en todo el mundo como el MES DE LA BIBLIA. Siempre ha sido algo hermoso. LA BIBLIA es el libro más leído del mundo, el más traducido, el más amado, pero el que más lo han quemado, destruido y también tergiversado. Las historias sobre LA BIBLIA son sin número y nadie, jamás nadie la podrá destruir, porque simplemente LA PALABRA DE DIOS ES LUZ.

Pst. David Campos C.
ISRAEL SAMBORONDÓN

El Significado Real
Se dice que nuestro idioma tiene 283.000 palabras aproximadamente, pero una persona promedio tan solo usa 300 palabras en su comunicación cotidiana. ¿Sorprendido? Pues lo invito a sorprenderse aún más puesto que muchas de las palabras usadas en el vulgo son usadas en un contexto emocional alejado de su significado real o literal, por ejemplo:
“Arrepentimiento”.- pedir disculpas (Concepto Emocional)
“Arrepentimiento”.-cambio de mente que implica un cambio de perspectiva respecto al pasado (Concepto Real)
El entender esto nos lleva a cuatro desafíos:
1) Ampliar nuestro vocabulario
2) Conocer el significado real de las palabras
3) Dar la aplicación necesaria a las palabras que usamos
4) Evitar decir por emoción palabras que otros quieren escuchar pero que no sentimos

Cada vez que use una palabra con gran connotación, por ejemplo “arrepentimiento”, asegúrese de emplearla correctamente. El uso que damos a las palabras implica consecuencias como el hecho de que un día daremos cuenta de ellas ante Dios.

Pst. Daniel Cruz J.
ISRAEL SUR

El carácter del discípulo
Las enseñanzas de Jesús respecto a sus discípulos estaban enfocadas primordialmente en formar Su carácter. Es decir, el conjunto de cualidades de Su persona que lo distingue de otras en su modo de ser, de vivir, y de obrar. En una de sus enseñanzas, Jesús les habló a sus discípulos acerca de la importancia del carácter, ÉL les dijo: YO SOY la vid y mi Padre es El Labrador…vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y YO en él, éste lleva muchos frutos” Jesús usó la analogía de la vid para enseñar acerca de la necesaria relación que debe existir entre El espíritu Santo y el creyente para que se pueda producir la semejanza de Cristo en sus seguidores. El Espíritu es quien produce los frutos espirituales cuando el cristiano se rinde a ÉL, y así poder mostrar al mundo cómo es Jesucristo. De la misma manera que Cristo tomó un cuerpo humano para venir a éste mundo y revelarnos al Padre, así también El Espíritu Santo habita en el creyente para revelar a Cristo. Pablo dijo al respecto: “No ignoren que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, y el cual es de Dios…” Permitamos pues, que El Espíritu forme en nosotros la expresión de la naturaleza de nuestro Salvador Jesucristo.

Pst. Ricardo Verduga C.
ISRAEL SAMANES

Valió la pena
En la vida particular de cada uno se debe aprender a luchar y perseverar por lo que se quiere lograr.
No siempre las cosas son tan fáciles, a veces los obstáculos que se presentan en el trabajo diario obstaculizan que recibamos del Señor los beneficios que Él nos brinda con amor de padre y maestro; vale la pena hacer el intento de repartir nuestro tiempo para dar gracias al Creador por su infinita misericordia. El que no intenta no logra, el que no persevera no recibe, el que evade no llega. Lo bueno de todo es reconocer que el Señor no nos fallará en nuestro intento. Si lo que hacemos es a favor de otros, nuestra recompensa será mayor.
Filipenses 3: 12 “… pero, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo que he sido alcanzado por Cristo Jesús.” La perseverancia es una de las virtudes más hermosas y maravillosas que se encuentran en la vida cristiana, creo que la perseverancia es una de las características que refuerza las bases, la estructura, la cimentación para asegurar el éxito.
En la Biblia nos muestra que muchos hombres y mujeres que perseveraron y lograron la conquista de su victoria y la realización de sus sueños. Hace 42 años, el 9 de Septiembre de 1973 nuestro amado y querido Pastor David Campos empezó un sueño y perseveró y ese sueño ya hecho realidad continúa hoy con el Pastor Parrish, en el pasaje de Daniel 12:13 nos dice “Pero tú, persevera hasta el fin y no descanses, que al final de los tiempos te levantarás para recibir tu recompensa”.
Gloria a Dios por la Iglesia Israel que ha sido y seguirá siendo la bendición para todo el que quiera recibir a Dios en su vida y dejar en sus hijos la bendición del altísimo.
FELIZ ANIVERSARIO AMADA IGLESIA ISRAEL

Carlos Cherrez O.
ISRAEL DURÁN

Corona de vida
En el mundo antiguo; la corona tenía cuatro grandes asociaciones. (a) La corona de flores se usaba en los días alegres, en las bodas y en las fiestas, (b) La corona era el signo de la realeza, y la usaban los reyes. Algunas veces era de oro, y otras consistía en una banda de lino alrededor de la frente (salmos, 21:3; Jer_13:181 (c) La corona de laurel era el premio del vencedor en los juegos, el más codiciado por los atletas (2 Timoteo 4:8) (d) La corona era un emblema de honor y dignidad. La instrucción de los- padres puede reportar una corona de gracia a los que la cumplen (Pro 1:9 Y; la sabiduría proporciona una corona.

No tenemos que escoger entre esos sentidos; todos están incluidos. El cristiano tiene una felicidad que no tiene nadie más. La vida es para él como un estar siempre de fiesta. Participa de una realeza que nadie más conoce; porque; aunque sea humilde en- la Tierra, es hijo de Dios. Tiene una victoria que otros no pueden ganar, porque se enfrenta con la vida y todas- sus demandas con el poder conquistador de- la presencia de Jesucristo. Tiene una nueva dignidad, porque se da cuenta de que Dios le valoró al precio de sangre de Jesucristo.

¿Qué es la corona? La corona del cristiano es una nueva clase de vida que es la vida verdadera; mediante Jesucristo ha entrado en una vida más abundante. Santiago dice que si el cristiano se enfrenta con las pruebas de la vida con la firme constancia que Cristo da, la vida se le convierte en algo infinitamente más espléndido que antes. La lucha es el camino a la gloria, y la misma lucha es ya gloria.

Angel Gracia C.
ISRAEL BASTIÓN POPULAR

En el molde del alfarero
Jugar con barro y hacer figuras era mi mayor distracción, los dejaba en el borde del pozo para que el sol los secara, hacia todo tipo de animalitos, ollitas vasos, platos y cucharas del barro amarillo que había al rededor del poso, luego jugaba con ellos a la comidita y mis invitados los gatos, perros y gallinas que teníamos, si, que me divertía mientras estaban intactos. Pero, cuando se rompían, que escandalo que llanto, sabía que ya no sería igual cuando los reconstruyera.

¿ Conoces al alfarero de tu vida? ¿Sabías que eres un barro en manos del Señor? ¿Quieres experimentar el ser quebrado y luego restaurado en las manos del Señor?

Sí, somos como el barro en manos del alfarero, y a veces cuando el barro, o sea nuestra vida, está lleno de purezas el Señor lo limpiará, humedecerá ese barro duro y lo ablandará para darle la forma que él quiere para poder usarlo. No reúses ser quebrado, humedecido por las lágrimas que produce el proceso de formación o restauración, déjate moldear y verás cuan hermoso instrumento hará de ti. Es bueno que la mano del alfarero limpie nuestra vida inútil, maravillosa experiencia tendrás.

Victoria Maldonado L.
ISRAEL PEDRO CARBO