Devocional: “La intimidad con Dios requiere apartarse”

“Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” – Mateo 6:6

La oración es una apertura del corazón, Dios conoce muy bien nuestro corazón, pero el hecho de que exterioricemos nuestros sentimientos y necesidades, es una honra para Dios, porque le mostramos que nos gusta depender de El, contar con El y que lo necesitamos. El orar a Dios es hablar con El, es adorarlo y decirle lo maravilloso y especial que es en nuestra vida, decirle que cuando llegó a enseñarnos nuestro propósito, pudimos aprender el significado tan especial que tenia vivir.

La oración es también un arma de guerra, para abrir y cerrar situaciones; es la oración un canal por el cual sale todo lo que queremos expresarle a Dios. Es muy importante tener tiempos de oración. Los tiempos de oración se realizan abriendo espacios, no es si tienes tiempo, es saber que necesitamos gobernar el tiempo. La comunión con DIOS es una necesidad humana para poder conquistar en el mundo natural y espiritual.

Hay tantas cosas realizadas por la oración que es difícil registrarlas todas. Son sin fin.

Peticiones de oración

  • Establecer un tiempo diario con Dios a fin de crear una disciplina de oración
  • Desarrollar un diario de oración personal y familiar
  • Romper toda religiosidad que nos impide disfrutar en cualquier lugar y en cualquier momento de la intimidad con el Señor