Devocional: “No te resignes, clama sin descanso por justicia”

Jesús agregó: «Fíjense en lo que dijo ese mal juez. ¿Creen ustedes que Dios no defenderá a las personas que él eligió, y que día y noche le piden ayuda? ¿Creen que tardará él en responderles? ¡Claro que no, sino que les responderá de inmediato! Pero cuando yo, el Hijo del hombre, regrese a este mundo, ¿acaso encontraré gente que confíe en Dios?»
Lucas 18:6-8

La resistencia es la vía cuando la justicia es atropellada, resignarse empaña la perspectiva de un Dios justo, presto a manifestar su postura sin doblez, ni parcialidad, al contrario tan clara que no genera confusión alguna.

Perseverar es la llave que abre camino cuando las puertas se encuentran cerradas, manteniendo esa actitud que con certeza clama día y noche, presentando su causa al Creador, hasta recibir respuesta.

Resistir, manteniendo la confianza, reclamando los derechos, sosteniendo la oración, es la vía de quienes se niegan a la posibilidad de salir derrotados, asumiendo esa decisión de no claudicar a pesar de las circunstancias.

Esta decisión verá el compromiso del Señor, presto a inclinar su oído al débil, olvidado, marginado, excluído, donde su postura no es imparcial, manifiesta con claridad el respaldo a quienes no se amedrentan, luchando en oración y en el diario vivir por alcanzar justicia.

Peticiones de oración

  • Vivencias en las cuales hemos sufrido injusticia
  • Prestar oídos y acompañar a los débiles que han sido víctimas de injusticias
  • Movilizar a la Iglesia como una voz que denuncia las injusticias y presenta el camino de verdad que el evangelio desarrrolla