“La meta es tu carácter, no tu comodidad”

Es entendido y aceptado comúnmente que la vida cristiana no tiene su fin en el nuevo nacimiento Filip.1:6 ya que esto solo es el inicio de un caminar o crecer “hasta que todos lleguemos…a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo (Ef 4:13).

Cuando una persona acepta a Cristo; nace en la familia de Dios (Jn 1:11,12). Y su estado espiritual es el de un bebé. En esta situación, cada bebé espiritual está en la capacidad de crecer, no de una manera deformada, sino integralmente así como “el autor y consumado de la fe” esto es Cristo. Por lo tanto la vida del Creyente tiene que ser formada, moldeada, y grabada a la imagen de Cristo. En términos generales se podría decir que el carácter que Cristo reflejó en su estancia aquí en la tierra debe ser el mismo que cada cristiano debe reflejar.

Para un mejor entendimiento de lo que es el carácter Cristiano lo definiremos bajo tres puntos:

Definición de Carácter
La palabra Carácter viene del vocablo griego “Charakter” o “Charassa”, que significa Grabador. Y literalmente significa “ la marca grabada en una cosa que la distingue de las demás. Carácter Significa: Señal o marca que se imprime, pinta o esculpe. En el sentido de cualidad moral se refiere al modo de ser peculiar y privativo de cada persona. El modo de ser es el conjunto de rasgos, hábitos y costumbres adquirido por herencia, salud, educación, amigos, el medio ambiente y otras influencias.
Desarrollar el carácter
1Pedro 2:2. Se refiere al crecimiento saludable de un organismo, “Crecer, aumentar, multiplicar”, hasta dar el fruto deseado o esperado.
En una planta ella debe de crecer hasta el momento de llegar a dar el fruto esperado, En un ser vivo, su crecimiento es hasta llegar al punto de reproducirse. La vida cristiana normal debe ser una vida de crecimiento. El plan de Dios es que el creyente avance de fe en fe; por fe y para fe (Rom. 1:17), Dé la infancia a la madurez hasta el punto de poder reproducirse en otras personas.

Formar el carácter
Formando o Transformar Gálatas 4:19; Romanos 12:2; Colosenses 1:27-28. Esta raíz griega “morpho” que significa “formar” En este término esta implícito un cambio de carácter esencial a semejanza de Cristo. Nosotros concebimos la vida cristiana como una “vida transformada”, pero no es eso. La vida que Cristo nos ofrece es una “vida intercambiada”, en el sentido de que ya no es la nuestra, sino la de Cristo reproducida o formada en nosotros.

Esta no es una vida que tengamos que reproducir nosotros. Es la vida de Cristo reproducida en nosotros (Gal. 2:20). Con sus características y sus obras (Mat 11:29; Jn 14:12). La imagen de esta palabra es la de un alfarero dando forma o labrando la arcilla. (Is 45:9)
Vestirse o Revestirse Colosenses 3:10-15. Pablo nos desafía a un cambio radical es el de despojarse de la ropa sucia o viejo hombre (características de la forma de vida antigua), y vestirse del nuevo (las características del nuevo). Implica un cambio de actitudes según Cristo. (Rom. 13:14) Estos tres términos: crecer, formar, y vestirse son las bases principales para enseñar que la vida cristiana implica una semejanza con Cristo o manifestar en nuestras vidas el carácter de Cristo.

Carácter Cristiano
Es grabar o formar la vida de Cristo en el Creyente, a fin de reflejar a Cristo en cada acto nuestro y cumplir el propósito que Dios mismo ha marcado para nosotros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuvieres amor los unos con los otros Juan 13:35 esta es la marca grabada en cada creyente que en verdad ha gustado de la gracia del Señor.
Por carácter cristiano se debe entender la semejanza nuestra con Jesucristo, lo que implica el reto más importante de la vida cristiana, siendo también nuestro mayor objetivo, ya que lo que nos identifica como hijos de Dios habitados por el Espíritu Santo no son los dones, sino los frutos los cuales revelan que hay sabia divina corriendo en nuestro ser. Sea pues nuestra meta ser un retrato viviente de Cristo en esta tierra 1 Juan 3:2-3.

Antes nos decían dos palabras y nosotros les decíamos cuatro, y teníamos una mala forma de decir las cosas, éramos a veces grotesco y lo cubríamos todo con aquella famosa palabra “yo no tengo pelos en la lengua” o “yo le digo la verdad a cualquiera” “ami me vale, al que le quede el guante que se lo plante” vivíamos como enojados, con una cólera, con una amargura, con una cara de limón, dile a tu vecino, “no seas cara de limón” gózate, gózate, en tu señor, Que lindo es ver a cristianos sonrientes, contentos, felices, a veces en pruebas pero contentos, porque saben que tienen una esperanza en el reino de los cielos, y que a pesar de las circunstancias Dios esta Con ellos, es importante reconocer que ahora como cristianos necesitamos vivir nuestra nueva vida en cristo y que el mundo pueda ver en nosotros algo que realmente ellos no tienen, por eso usted y yo debemos de trabajar para mejorar cada día nuestro carácter y que pueda haber una diferencia entre el carácter del mundo y el carácter de Dios, entre el que sirve y el que no le sirve a Dios, y te pregunto ¿Cuál es tu carácter?
Sabes que tu carácter antiguo, representa tu vieja naturaleza y manera de vivir, la vieja naturaleza representa el sistema del mundo, solo que tenemos una mente religiosa, pero que nuestra manera de ser, de pensar, de hablar, no hay ninguna diferencia entre el mundano y el cristiano, y debe de haber una diferencia, porque somos nuevas criaturas en cristo, la escritura dice “pues ya no vivo yo, mas cristo vive en mi” lo que pasa es que muchas personas no quieren cambiar de manera de ser, de pensar, de hablar de vivir, Porque esto representa despojarse de la pasadas manera de vivir, ya que esto se nos había formado como un mal habito una mala costumbre, y creíamos que era correcto actuar como actuábamos y así éramos felices pero ahora en cristo nos damos cuenta que esas actitudes no nos traen ningún beneficio y debemos de cambiar.
El problema de muchos cristianos es que toda su vida han vivido confesando que este es su carácter, “es que así soy yo” “es que yo tengo un carácter fuerte” “es que así me criaron” y toda su vida han vivido confesando esto mismo, pero ya es el tiempo de cambiar, y de entender que ahora somos diferentes, y que somos nuevas criatura en Cristo.
El Señor no quiere que tú seas a si, o que vivas bajo este sistema, Dios quiere que tú tengas su carácter, Sabes porque las personas no están cambiando, aunque se dicen ser cristianos, ¿por qué? Todavía quieren vivir o están viviendo en su carne y no en el Espíritu Santo y todavía no han muerto a sus pasiones y deseos, viven todavía su vida antigua solo que con una mente religiosa, (por ejemplo) si una persona me dice: “es que a si soy yo” ¿Que me estás diciendo? El mensaje que me estás dando, es que tu vida no ha cambiado Sigue viviendo el yo, el ego y no Cristo. Si la escritura dice que ya hemos muerto a nuestras pasiones y deseos, (Gálatas 5: 24) y en I Corintios 5:15-17, y Gálatas 2:20, Filipenses 1:21
Efesios 4:31 se nos dice: Quítense de vosotros toda amargura, griterías, iras, maledicencias, y toda clase de malicias. Hnos. mientras hay vida hay esperanza, ¡saben hasta cuando voy a decir que una persona no puede cambiar , cuando lo estén enterrando y voy a decir “pobre hermano no pudo cambiar, se fue con eso” Pero mientras tengamos vida podemos ser mejores, podemos lograr alcanzar el carácter de Dios, porque no es imposible podemos lograrlo si queremos.
Conclusión
Por carácter cristiano se debe entender la semejanza nuestra con Jesucristo, lo que implica el reto más importante de la vida Cristiana, siendo también nuestro mayor objetivo. Ya que lo que nos identifica como hijos de Dios habitados por el Espíritu Santo no son los Dones, sino los frutos los cuales revelan que hay sabia Divina corriendo en nuestro Ser. Sea pues nuestra meta ser un retrato viviente de Cristo en esta tierra 1 Juan 3:2-3.
Moisés, por causa de su carácter no pudo entrar en la tierra prometida, aunque Dios ya se lo había prometido, pero tu carácter puede ser la diferencia de hacer cambiar a Dios.
Pedro era un hombre aventado, adelantado, un día el señor hasta lo reprendió, en el huerto de Getsemaní le cortó la oreja a un guardia, Pedro tuvo que cambiar sus malos hábitos y costumbres.
Tu carácter te puede llevar al fracaso espiritual o a la victoria total en Cristo.

 

– Pst. Xavier Chica