Polémica e Histórica carrera a la Casa Blanca – Ps. Parrish Jácome

La designación de Hillary Clinton como la candidata por el partido demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, terminó con una crisis interna que mantenía en incertidumbre su elección. La proclamación de su candidatura en Filadelfia, donde se desarrolló la convención nacional, logró concluir con las protestas de varios seguidores de Bernie Sanders, afectados por la posición del comité nacional del partido, quienes desde el inicio dieron su apoyo a Hillary.

El partido republicano en días pasados nominó a Donald Trump, en medio de silencios, apoyos o desinterés, que varios candidatos en estas primarias manifestaron frente al ganador. El discurso fuerte, controversial, nacionalista, finalmente se impuso, mostrando que un sector importante de republicanos avalan las posturas del magnate norteamericano.

La contienda electoral se desarrolla en un escenario diferente, complejo, donde las aproximaciones estadísticas muestran una cercanía en las preferencias, debiéndose esperar para la consolidación de esta intención de voto o su variante. Olvidar que el sistema electoral de Estados Unidos posee una conformación mixta, donde los colegios electorales, tienen una incidencia determinante, al punto de ganar el voto popular y perder la presidencia al no contar con los votos necesarios en este espacio.

La campaña electoral no se vislumbra de propuestas, las viejas practicas de la política, donde escarbar en el pasado, procurando encontrar algún vestigio que involucre o desacredite al candidato, seguirá siendo una de las armas preferidas. En los albores de esta campaña se han mostrado algunos temas que serán recurrentes en los discursos de cada uno de los candidatos.

Los grandes temas para una sociedad deben manifestarse, la preocupación por la economía, la salud, el trabajo, la seguridad social, la paz, estarán esperando que los candidatos levanten propuestas. Un tema que en un momento estuvo entre los primeros de la agenda, la inmigración, lo observamos rezagado, al parecer, perdió su importancia, dejando una problemática social sin solución.

La presencia de Trump no es agradable en los diferentes espacios políticos, en las naciones europeas, existe una profunda preocupación, al punto, de esgrimir ciertas posturas de ser el candidato ganador. México ha mostrado su desagrado por la forma como ha manejado el tema de la inmigración, levantando una posición antagónica con el manejo de la frontera con este país.

Hillary se convierte en la primera mujer en carrera a la Casa Blanca, histórica participación, presta a mostrar si el país de la democracia, libertades, defensa de los derechos, está listo para ser gobernado por una mujer. El conservadurismo de los republicanos y el liberalismo de los demócratas estará frente a frente, en una contienda donde los electores aparentemente son diferentes, debiendo mostrar si los temas que en el pasado los movieron, siguen tocando sus fibras emocionales.

Preparémonos para una contienda nada convencional, las sorpresas, los movimientos inesperados, serán parte de una carrera, donde lo único seguro, es que nada está seguro. Nosotros estaremos espectantes, mirando de lejos, lo que con frecuencia termina por golpearnos de cerca.

trump-vs-clinton-slide-1