Un matrimonio que ora junto, es un matrimonio que vive en victoria

Por Toyi Espín de Jácome

“ Orad sin cesar, dad gracias en todo.”
1 Tesalonicenses 5:17

No cabe duda que el matrimonio es una bendición que viene de Dios, y Él desea que por siempre predomine la unidad. En una de las conferencias del ministerio Family Life, el autor del tema “Construyendo matrimonios que duren para Siempre”, relata la historia de una pareja cristiana que luchaba a diario por mantenerse unida. Ellos se habían dado cuenta que poco a poco se iba apagando la llama de su amor y como consecuencia de esto se estaban distanciando.

En el retiro que les tocó vivir, “Un Fin de Semana para Recordar”, se percataron que llevaban heridas muy profundas, emocionales y espirituales que sólo el Señor podía sanar. Esta pareja recuerda claramente las palabras del expositor cuando les decía que “la unión matrimonial es un proceso para toda la vida que requiere que dependamos de Dios y forjemos una relación duradera según Su diseño. Es mucho más que una simple mezcla de dos seres humanos. Es una fusión del cuerpo, alma y espíritu. Pero esta fusión solo se logrará cuando le permitamos a Dios ser el centro de nuestro hogar, matrimonio y familia.”

Esta experiencia, se parece un poco a la mía, cuando un día mi esposo y yo, decidimos renovar nuestro pacto matrimonial en un retiro de parejas, llamado ALMA, donde reafirmamos nuestros votos y nos consolidamos como matrimonio. Sin duda, esta ceremonia nos recordó a Parrish y a mí, que Dios seguirá edificando nuestra relación, desde el momento en que aprendamos a serle fieles y constantes en
la oración. Entendí entonces. “QUE UN “MATRIMONIO QUE ORA JUNTO, ES UN MATRIMONIO QUE VIVE EN VICTORIA” ¡Amén!

Peticiones de oración
• Transparencia en la relación conyugal
• Fortalecimiento de los lazos de amor en el vínculo familiar
• Ser frmes y persistentes en la Oración